Regreso de las tiendas al futuro

Publicado por: Celia Moreno Ortega En: Moda En: miércoles, marzo 11, 2020

Hace un tiempo leí un titular de una noticia “probadores inteligentes” de repente me vino a la mente la imagen metiéndome en un probador, y como si de realidad virtual se tratara me veía reflejada en el espejo con la ropa de la tienda puesta sin necesidad de probármela, me pasó como el día que Marty McFly, viaja al 21 de Octubre del 2015 a bordo del DeLorean y todos los coches conducían por una autopista situada en el cielo.

 

Cuando ojeé la noticia descubrí, que se trataba de una tablet que escanea el código de las prendas y podías consultar todas las tallas disponibles, con opción de solicitar lo que necesites que te lleven al probador sin salir de él.

 

Como clientas, estamos varios tipos de personas, incluso podemos llegar a ser una de ellas en diferentes momentos de nuestra vida:

-       Las típicas que no pedimos ayuda en el probador que, si no es nuestra talla, lo abandonamos sin molestarnos ni en preguntar.

-       Las que pedimos consejo a personas del probador de al lado que no conocemos de nada.

-       Las que no tenemos las ideas claras ni sabemos lo que buscamos.

-       Las que, por supuesto, ni miraremos en la tablet del probador la disponibilidad de las tallas y no podremos ver con qué prenda más se puede combinar porque no se tienen los conocimientos necesarios.

-       Las que nos gusta el trato personal humano que nos pueden aportar las dependientas de una tienda y nos podrán aconsejar la prenda que mejor nos sienta en función a nuestro cuerpo.

 

Vivimos ciberconectados, acostumbrados a ver el mundo a través de una pantalla, si reflexionáramos, nos daríamos cuenta la infinidad de acciones que hacemos conectados.

 

La conexión nos acerca todo lo que no tenemos, contacto con personas que no viven cerca, comprar lo que sea de cualquier parte del mundo, convertirte en el mejor experto en cualquier materia en menos de 10 pasos, comprobamos nuestras cuentas bancarias, gestionamos nuestro ocio, en definitiva, cualquier cosa que se nos ocurra lo podemos conseguir móvil en mano.

A la misma vez nos aleja por otro lado de todo lo que tenemos a nuestro alrededor, a las personas que nos rodean, dejando escapar momentos que no se volverán a repetir, vivir experiencias reales y conversaciones sin pantallas ni emoticonos.

Relacionados por etiquetas

comentarios

Deje su comentario

00ac91